You Are Viewing

A Blog Post

Hablemos sobre motivacion

Todo el mundo habla de ella, pero son pocos los que conocen su alcance. Cuando alguien se decide a practicar un deporte lo primero que importa es que esté motivado, pero ¿sabemos lo que ello implica?. Hay quien considera que la motivación se tiene o no se tiene, es decir, se está o no se está motivado.

Hablamos de varios tipos de motivación:

Hay una motivación básica,  donde se valora los beneficios que aportará la actividad y minimiza sus costes ( cuota mensual, desplazamientos, dejar de hacer otras actividades…), pero eso ¿es suficiente psra garantizar la continuidad de esa persona en la práctica de la actividad física en cuestión? No, no es suficiente, ésta motivación básica tiene que completarse con una motivación cotidiana, como su nombre indica, es esa motivación del día a día dentro de la actividad elegida y la gratificación inmediata que ésta produce, me refiero sobre todo al grado de disfrute que obtiene esta persona realizando la actividad.

los factores que influyen en ella son los siguientes:

Interés por la actividad diaria.

Planteamiento de retos inmediatos o muy cercanos.

Novedad y variedad de las tareas.

Diversión.

Reforzamiento social.

Percepción de dominio de las tareas.

Percepción de progreso.

Satisfacción personal.

 

Pero si lo analizamos detenidamente, esa motivación tanto básica como cotidiana que debemos tener en la practica de un deporte, la podemos trasladar a nuestra vida, al fin y al cabo, la vida es un deporte donde te tienes que superar cada día, donde los factores para tener motivación son los mismo que debes tener cuando practicas un deporte.

Interés por el contenido de tu vida.

Planteamientos de retos constantes tantos inmediatos como a largo plazo.

Novedad y variedad en lo que haces en tu vida para mantener esa motivación por vivir.

Diversión. Parte de tu vida tiene que basarse en la diversión para que esa motivación se mantenga viva y nos ayude a seguir viviendo con ilusión.

Reforzamiento social. La motivación nos ayuda a integrarnos más y mejor con los demás, nos ayuda a tener mas amistades y más vida social que influye en aumentar nuestra diversión y nuestra motivación.

Percepción de dominio de las tareas de cada día. Podemos tener más control en nuestro trabajo,  en nuestras responsabilidades, al estar motivados somos capaces de realizar mejor todas las tareas de nuestra jornada laboral y por lo tanto de superarnos a nivel profesional.

Percepción del progreso. Al realizar el trabajo mejor, nos superamos y progresamos.

Satisfacción personal. Superarse y progresar nos lleva a una satisfacción personal que nos aporta felicidad y ganas para seguir viviendo motivado.

 

Asi que, después de reflexionar y de escribir este pequeño artículo, hay que estar motivado. Estar motivado siempre, pase lo que pase aunque tengas momentos de bajón no debemos perder la motivación por la vida  y por todo lo que ella conlleva porque al final siempre conseguiremos algo que nos aporte una gran satisfacción personal.

 

Leave a Reply